Devocionales Cristianos Reflexiones Cristianas Presentaciones Cristianas Avatares y Displays Cristianos

Entradas etiquetadas como “Servicio

Por el solo privilegio de ser llamado “Cristiano”

Acostumbraba acompañar a unas hermanas a ministrar a un centro de rehabilitación, yo casi no participaba pues eran mis inicios en el servicio; pero me gozaba viendo su labor. Ellas son el vivo ejemplo de cómo un cristiano comparte a Cristo. Estas hermanas sin prejuicios compartían la vida que ha sido depositada en ellas. Oraban por todos y cada uno de ellos, y lo disfrutaban como un gran privilegio. Estas hermanas no buscaban reconocimiento o agradecimiento, simplemente querían servir.

Era un acontecimiento muy peculiar pues por lo general los jóvenes internados en estos centros tienen muchas heridas, peculiar en el sentido de que rostros endurecidos comenzaban a mostrar destellos de vida. Hasta comenzar a alabar al Señor. Ellas estaban desesperadas para qué sus palabras se anidarán en los corazones de estos jóvenes; tanto que el oír  a uno solo de ellos participar, remuneraría el viaje.

Con paciencia estas hermanas asistieron a ese lugar a ministrar, y poco a poco estos jóvenes encontraban en ellas la familia que necesitaban.

En una ocasión mi pequeña prima les llevó material devocional que preparó en la semana, lo empezó a repartir y llena de angustia le digo a su papá – Papi, no van a alcanzar, a lo que su papá le contestó – Ten fe

El Señor no permitió que una pequeña  sierva pasara angustia y proveyó con material a todos. 

La pequeña dijo – Como el milagro de multiplicación de peces papi.

A su nivel esta pequeña me dio una gran lección de Fe y servicio.

El haber acompañado a estas hermanitas en su labor ha puesto el nivel del servicio al Señor  muy alto.

Ellas me enseñaron que el servicio a mi Señor no debe de ser para lucirme; si no para bendecir, no debe se ser para obtener; si no para dar y sobre todo que debemos de  mantener un corazón humilde. Y como la pequeña, que todo servicio que haga a mi Señor;  lo haga con amor.
 
Ha sido difícil mantener estos estándares, pero lo he intentado para realmente compartir a el que me ha salvado.
Yo te invito hermano, a que sirvas a tu Rey con el mismo amor que Él te ha mostrado.

No por reconocimiento, más por el solo privilegio de ser llamado “Cristiano”.

Richy Esparza  http://devocionalesderichy.com/ y http://cristodavida.com/

 

Anuncios

Dios Inc.

Por fin había llegado la hora, después de haber sido salvo y encontrar algo de descanso para mi alma…estaba listo para servir. Después de haber estado al borde del abismo y abatido por la inutilidad de mi ser, el servirle a quien me había salvado era el más grande honor.

Ese día llegué temprano a la junta de autoayuda, y estaba deseoso de demostrarle a aquel que me había salvado que no se había equivocado al rescatarme. Si bien mis nervios aún estaban afectados y no le podía servir cómo yo anhelaba, aquel día el servicio de cafetería iba a brillar. Cuidando hasta el más mínimo detalle de aquella cafetera, descubrí que el servicio a mi Dios me daba vida. Aquellos días fueron gloriosos, el mismísimo Dios que me salvó puso en mis manos mi primer servicio. Y le iba a servir a mi Rey con todo mi ser… finalmente me incorporé a las filas de la compañía de Dios.

Posteriormente el Señor me envió a visitar un centro de rehabilitación de adicciones, al estar ahí pude ver la gran necesidad de mis hermanos de sufrimiento y quise ayudarles pero no sabía cómo. –Señor, quiero ayudarles pero aún estoy débil, pregunté. Y el Señor dijo que aún así yo podría hacer una diferencia en aquel lugar, si yo lo quería. Comencé a visitar aquel lugar, y mi gran sorpresa fue que al escuchar aquellos jóvenes, yo recuperaba mi fortaleza. Mis visitas se convirtieron en algo que ellos anhelaban, muchos de ellos no comprendían por qué iba a visitarles y llevarles alimentos, porque yo iba solo y no representaba a ninguna asociación; más yo les decía que representaba a la compañía de mi Dios.

Desde el principio ha sido así para mí, no necesito que alguien me reconozca o me asigne un servicio para servirle a mi Dios. Me basta con saber que después de no haber tenido utilidad, hoy puedo servirle a mi Rey. Muchas veces lo decimos, lo declaramos, lo recitamos; ¿Pero realmente estamos concientes de que le servimos a un Rey?

¿Le servimos a El cómo se debe de servirle a un Rey? El se merece toda la honra en lo que hagamos para El. Querido hermano, sin importar en qué le sirvas al Señor debes de estar conciente para quien lo haces, no lo haces para el hombre…trabajas para la compañía de Dios. 

Imagina esto, todo el que te ve puede ver que vistes una camiseta que dice “Dios Inc” porque trabajas para la compañía de Dios….y aquel que trabaja para esa compañía en todo lugar debe brillar. Desde lavar una cafetera hasta estar al frente de multitudes. 

Mucha gente anhela el servirle a Dios poderosamente y que le lleve a las naciones, pero ¿Realmente están trabajando para la compañía de Dios? Aquel que trabaja para la compañía de Dios no necesita ser reconocido públicamente o tener un cargo formal para servirle a Dios.

Yo te invito el día de hoy hermano, a portar con gran honor esa camiseta, a servir con amor y diligencia a tu Rey…para qué en todo el mundo brillen esas camisetas que dicen “Dios Inc”

Richy Esparza http://devocionalesderichy.com/http://cristodavida.com/