Devocionales Cristianos Reflexiones Cristianas Presentaciones Cristianas Avatares y Displays Cristianos

Entradas etiquetadas como “reflexiones cristianas

Ajos y cebollas, mana, o leche y miel.

Ajos y cebollas era nuestro alimento cuando estábamos bajo el yugo de Faraón (el enemigo), ajos y cebollas era todo lo que conocíamos…y nos sabían tan bien. Vanidad, poder, apariencias y libertinaje eran nuestro alimento. Con los ajos y cebollas llenábamos nuestras entrañas, pero jamás nos saciábamos. Y vivir una vida solamente por vivir, no vale la pena vivirla. Si nuestra alma no se sacia de bien, es mejor no haber nacido.

“Aunque el hombre engendre cien hijos, viva muchos años y los días de su edad sean numerosos, si su alma no se sació del bien, y además careció de sepultura, digo que más vale un abortivo.” Eclesiastés 6-3

Comíamos una olla de ajos y cebollas cada semana. Esperando los viernes para alimentar nuestra vanidad. Gastando todo nuestro dinero en lo que no sacia. Volviendo abatidos todos los lunes a llevar nuestro yugo de esclavitud. Trabajando como esclavos haciendo ladrillos para Faraón. Era un gran pesar volver todos los lunes a nuestros trabajos, sabiendo que todo nuestro sueldo iba a ser gastado en ajos y cebollas (alcohol, drogas, una camisa equivalente a una semana de trabajo, un vestido más para poder aparentar, un pequeño abono a esa tarjeta que se volvió impagable)

Pero por amor Dios nos liberó y nos sacó de Egipto. Y durante la primera etapa de nuestro Cristianismo, Él mismo nos sustentó con mana. Palabra digerida que recibimos de aquellos por los cuales recibimos el evangelio, mediante consejo eficaz que recibimos de nuestros líderes en todo momento, por versículos que Dios por medio de su espíritu nos revelaba para aferrarnos a su vida y por medio del alimento que recibimos sin falta cada domingo en nuestras congregaciones.

Pero hoy es diferente hermano. Tú ya no eres ese que comía ajos y cebollas, tampoco eres ese que para poder avanzar necesita el mana como sustento y una nube que lo guié. Ha llegado el tiempo que tomes posesión de la tierra prometida, y arrebates la leche y miel.

Fuiste llamado a vivir una vida de reino, y comer leche y miel en abundancia. Cuando escudriñamos la palabra de Dios de todo corazón, a Él no le queda más remedio que darnos de la dulzura de la palabra mediante revelación.

 !!Cuán dulces son a mi paladar tus palabras!  Más que la miel a mi boca. “  Salmos 119:103

El Señor nos liberó de Egipto y nos trajo a la tierra que fluye leche y miel para que vivamos una vida, no menor a una vida de reino. Querido hermano si últimamente has estado buscando a Dios en tus antiguas cebollas y ajos o en el mana que te sustentó cuando eras un bebe, entonces no preguntes por qué no te sacias ni escuchas la voz de Dios.

Has sido llamado a tener las delicias y manjares de tu Dios, pero si aún llevas tatuado en tu corazón las grandes ollas de ajos y cebollas, Dios no podrá obrar y darte lo mejor.  Si te quedaste acostumbrado a la comodidad de recibir mana y tienes miedo a enfrentar a los gigantes (retos, duda, inseguridades, pecado, ataduras etc.) que resguardan la tierra prometida, jamás podrás saborear la leche y miel.

Hoy es tiempo hermano de hacer uso de esa autoridad que ha sido depositada en ti y conquistar la tierra prometida. Leche y miel te están esperando detrás de eso que temes, hoy es tiempo de volver a creer y conquistar la tierra prometida.

Enfrenta de una vez por todas eso que temes, y has de tu sustento diario nada menos que leche y miel.

Richy Esparza  http://devocionalesderichy.com/ y http://cristodavida.com/


Mantente libre como niño.

“De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis

en el reino de los cielos”  Mateo 18-3

Recuerdo el día que acepté al Señor en mi corazón, me sentía como un niño, estaba maravillado con el cielo, e impresionado de cómo el sol me seguía. La tierra se había convertido en mi campo de juego y estaba decidido a que mi corazón se mantendría de esta manera; perpetuamente libre.

Per los afanes de la vida en ocasiones me hacen olvidar que soy totalmente libre, los afanes de la vida en ocasiones me alejan de ese niño que conocí cuando fui salvo. Antes acostumbraba platicar con él constantemente, me hacia saber si le dolía algo, si tenia un nuevo sueño, si tenia temores, o qué cosas quería cambiar de mí.

Pero últimamente ya no he tenido tiempo de hablar con él, o al menos eso me han hecho creer mis afanes, utilizando la obra de Dios y mi trabajo como un pretexto; y mi niño interior me extraña.

Mi niño interior me dice que él quiere seguir caminando conmigo, y está seguro que Jesús lo quiere de mi lado; puesto que Él lo puso dentro de mí para divertirme en la vida.

He tendido temor de invitarle de nuevo a caminar conmigo, porque creo que él esta molesto conmigo por tanto tiempo abandonarle.

¿Te has identificado con estos párrafos amigo/a?

Así como yo, ¿En ocasiones olvidas que llevas a un miembro del reino de los cielos en ti?

Si es así, ¡Hoy te digo que despiertes de nuevo! Te invito a que hagas una pausa en tu vida y reestablezcas tu relación con tu niño interior, él solo quiere un poco de atención. Toma tiempo estos días y disfruta tiempo a solas con él, vallan a pasear, cómprate ese juguete que nunca te pudieron comprar de niño, llévate al circo, dibuja paisajes de nuevo, haz eso que te fascinaba hacer de niño sin importar lo que piensen de ti, escucha tus sueños, sana toda herida que el niño tenga y recupera el brillo del niño en tus ojos.  

Te quiero recordar esto hermano, el Señor te ha hecho libre totalmente, no aprisiones con afanes la libertad que tanto costó, disfruta de esta vida como un miembro del reino de los cielos; sé solamente un niño más en su campo de juego. Sé un niño con una computadora en tu trabajo y sorpréndete con todas sus funciones y colores cómo si fuera un juguete, sé una niña con un teléfono en la recepción y diviértete platicando con nuevos amiguitos de otras compañías, sé un niño con un micrófono en esa conferencia e imagina que le estás contando un cuento a tus amiguitos, sé un niño con un pizarrón en esa presentación; SOLO SÉ, disfruta de todo lo que venga, y mantente libre como niño.   

 Richy Esparza   http://devocionalesderichy.com/


La vez que maté al Gigante.

El Gigante había estado atormentándome por más de 10 años, pero en los últimos 6 meses salió todos los días, día y noche a intimidarme. No descansaba. De su boca salían maldiciones y blasfemias, y mi atada alma le temía.

Su fuerza era indescriptible, con un soplo de su boca él me paralizaba. El padre del Gigante era el Rey del fuego, por lo que el Gigante tenía autoridad para quemarme. Lanzó llamas hacía mí, día y noche sin descanso.

Su fortaleza era impresionante, no tenía puntos débiles; él había estado cazando almas desde su nacimiento, y robarles la vida era su alimento.

Su armadura era impenetrable, su motor era maldad pura y estaba determinado a matarme.

Muchos habían perecido en manos del Gigante; y justo antes de sumar una muerte más a su lista, él llegó. Un Caballero de un reino lejano había escuchado los gemidos de aquellos que el Gigante había atormentado.    

Su presencia era Gloriosa, tan Gloriosa que el Gigante enmudeció. El Gigante no podía sostenerle la mirada a este Caballero. -He visto lo que le has hecho a mi siervo y por ello pagarás, pronto mi siervo te cortará la cabeza, él dijo.  

Me tomó de la mano y me llevó a un valle. En aquel lugar había Caballeros con armadura dorada. Has sido elegido para ser uno de ellos y formar parte de mi legión, pero tendrás que enfrentar al único Gigante.  Puso frente a mí un espejo, y dijo: “ese es tu Gigante”

Aquél día morí a mí antigua naturaleza y en el fuego se quemó mi antigua vestidura con todo y mis temores. Estuve dispuesto a formar parte de esa legión, me puse de rodillas y fui ungido como Caballero. Se me fue entregada una armadura hecha del más fuerte material; y aquel Glorioso Caballero, me dio su espada para expandir su reino en todo lugar y liberar a los cautivos.

Cuando volví a mi hogar, el Gigante seguía ahí. Estaba furioso, y está vez trajo consigo a los de su pueblo, ellos le alentaban haciendo danzas de guerra.

No sabía ante quién se estaba enfrentando esta vez. El Gigante pensaba que yo era el mismo. Comencé a avanzar, y conforme avanzaba el tomó su justo tamaño. No era tan grande como yo creía. Lanzó llamas de fuego hacía mí, pero esta vez mi armadura me protegía. En eso, él lo supo. Pudo percibir  que yo era miembro de la legión del Caballero Glorioso….y de nuevo enmudeció.

Trató de pelear contra mí, pero aquél día se cumplió lo que había dicho el Caballero Glorioso…y con mi espada  corté su cabeza.

Esta es la historia  de la vez que este Caballero mató al Gigante.

Si hay algún Gigante en tu vida que te roba la paz día y noche, y te consume con las llamas de su boca, yo te invito a formar parte de mi legión.  Solo invoca el nombre del Caballero Glorioso, Jesucristo el Salvador y él te ayudará a cortarle la cabeza a ese Gigante.

Richy Esparza : devocionalesderichy.com y cristodavida.com


¡Que no se te quiebre el caballo!

No se tú hermano pero un afán que muy seguido se asoma a mi vida es el de no tener el suficiente tiempo para hacer lo que sé, hay que hacer. Además, el estar cansado por querer usar mis propias fuerzas en todo lo que hago es muy desgastante. Para contrarrestar esto el Señor me ha dado algunos consejos y te los voy a compartir:

1.- Pide ayuda a El que puede detener el tiempo. ¿Cómo que detenga el tiempo? Así como lo oyes, el Señor tu Dios puede hacer que se detenga el tiempo para qué ganes una batalla (Josué 10: 12-13) o que acabes una tarea/trabajo. No estoy diciendo qué literalmente se detenga el Sol, pero el solo hecho de pedirle al Señor que detenga el tiempo para completar tus tareas; te renovará y dará paz. Y cuando termines mirarás el reloj y comprobarás qué, lo que tenías planeado hacer en 4 horas, lo hiciste en 2. Créeme e inténtalo; te quedarás con el ojo cuadrado.

2.- No metas las manos. Deja de pelear con todo y con nada. Hay tiempos en los que en la escuela se nos carga la mano con exámenes, tareas proyectos etc. Siendo tantos que literalmente podemos ver como se apilan en nuestra cabeza, y podemos sentir como el peso dobla nuestras rodillas. Igualmente en el trabajo puedes ver como tu bandeja de correo pareciera el aeropuerto de la ciudad de México, entra correo y sale correo cada 2 minutos. Y tus asignaciones simplemente no avanzan. De esas veces que quieres salir corriendo. En esos casos lo qué se tiene que hacer es: hacer una pausa, hacer una lista de tus actividades y asignarles prioridad. Una vez hecho esto se debe de levantar una oración “Señor, Tú has dicho que para todo hay tiempo (Proverbios 3:1-10) así que voy a avanzar en éstas mis tareas y pido que acomodes todo para mi bien”. Te sorprenderá ver cómo el Señor tu Dios acomodará el calendario y pondrá gracia sobre tus tareas. El Señor se encargará de desencadenar una serie de hechos para qué tus profesores o jefes cambien aquellas fechas con las que realmente no puedes cumplir.

3.- Aprende a decir que no. El Señor sabe que te esfuerzas y te quiere ver física y anímicamente bien. Por lo cual habrá ocasiones en las que tendrás que ser sincero con las personas respecto a tu carga de trabajo y decir que ya estás hasta el tope, y que si aceptarás una más; simplemente ya no podrás rendir igual. El Señor quiere siervos equilibrados, siervos descansados y que estén rindiendo lo mejor posible. ¿Qué tan importante será el reposo para sus siervos? que hasta hizo un mandamiento del día de reposo. El Señor indudablemente sabía que sus siervos requieren mantenimiento preventivo, en vez de mantenimiento correctivo. El Señor sabe que si le ponemos demasiada carga al caballo se puede quebrar. Así que aprende a decir que no cuando ya no puedas. No te preocupes, el Señor tiene todo medido. Ten en cuenta que tienes que dormir tus horas y encontrar momentos de reposo. ¡No pasa nada! El Señor se encarga del mundo mientras duermes, y una vez que te levantes; podrás servirle mejor.

4.- No uses tus fuerzas. La vida de excelencia requiere fuerzas del Altísimo. Como cristianos el Señor nos ha puesto en diferentes frentes para manifestar al mundo la Gloria de Aquél que nos ha salvado. Por lo cual debemos de mostrar el manto de realeza que nos ha dado el Padre, así que un cristiano da en todo la milla extra. Un cristiano realiza sus tareas del colegio como si se tratará de su tesis final, un cristiano expone en el colegio como si tuviera a su Rey en medio de audiencia (De hecho lo tiene) , un cristiano se apasiona en su trabajo haciendo más allá de lo que le piden ; en resumen un cristiano se hace notar. Por lo cual necesitamos estar constantemente en oración recordando para quien trabajamos, pidiéndole que sobreabunde de Su gracia y favor en todas nuestras tareas. Y sobre todo que nos permita hacer uso de Sus fuerzas incansables sumergiéndonos en el espíritu por medio del ayuno. Inténtalo, puedes ayunar a tu capacidad y no necesariamente comida. Puedes ayunar cualquier otra cosa que consideres es una distracción (Televisor, videojuegos, MSG, salidas etc.) . Te sorprenderás al ver los resultados de hacerlo todo con Sus fuerzas. Él Señor es tan bueno que con un pequeño ayuno que le des, te ungirá con las fuerzas de un búfalo.

Pon en práctica éstos consejos y disfruta de las aventuras que Él te regala día a día.

Ya no te afanes hermano, entrégale el control a El que tiene todo bajo control. Ya no te turbes, y has del gozo una costumbre en tu trabajo, púes cada reto que viene a tu vida tiene el propósito de alabarle.

Ya no batalles, haz todo con ayuda del dueño del tiempo y de toda fuerza; y no pierdas la cabeza.

Richy Esparza  http://devocionalesderichy.com/http://cristodavida.com/


Mi amigo Jesús

Mi amigo Jesús no está más colgado en una cruz, mi amigo Jesús está tan vivo que a diario me habla. Él ya no sufre cómo se me fue enseñado de niño, Él  ha descendido de la cruz y está por todo el mundo repartiendo vida.

Mi amigo Jesús ha estado conmigo en los momentos más difíciles de mi vida, en aquellos dónde se me escapaba la esperanza y no veía mas que solo tinieblas, Él estaba junto a mi cama susurrando “Aquí estoy contigo”

Antes de encontrarle por muchos lados le busqué, y a muchas figuritas yo me hinqué… más sin embargo Él no estaba en esos lugares.  

Mi amigo Jesús es el  más  grande guerrero, poderoso y temido por las tinieblas. No es alguien inofensivo al cual le llaman “diosito” 

Mi amigo Jesús siempre cumple su palabra, Él jamás me ha mentido, cuando dice “Echa tu red aquí” yo lo hago a pesar de mi duda, pues conozco su poder.

Mi amigo Jesús toma todo muy en serio, y no le agrada que rompa mis promesas. Toma todo tan en serio, que ha estado dispuesto a dar su vida por mí; y lo volvería a hacer, si fuera necesario.

Mi amigo Jesús es un Rey, del reino más glorioso. Y por su amor incomparable me ha hecho coheredero de su trono. Es por eso, que hoy cuido mi linaje real.

Mi amigo Jesús es incansable, su amor por las almas le hace trabajar día y noche. Cuando escucha que hay algún enfermo, él arde por sanarle. Cuando escucha que hay algún quebrantado, él anhela poder restaurarle.

Una vez yo estuve a punto de morir porque no supe cómo vivir, y junto al sepulcro justo antes de partir yo me arrepentí. Y el Salvador escuchó mi arrepentimiento, regalándome un nuevo comienzo. 

Ese Salvador hoy lo conozco como “Mi amigo Jesús”

Richy Esparza http://devocionalesderichy.com/ y  http://cristodavida.com/


Por el solo privilegio de ser llamado “Cristiano”

Acostumbraba acompañar a unas hermanas a ministrar a un centro de rehabilitación, yo casi no participaba pues eran mis inicios en el servicio; pero me gozaba viendo su labor. Ellas son el vivo ejemplo de cómo un cristiano comparte a Cristo. Estas hermanas sin prejuicios compartían la vida que ha sido depositada en ellas. Oraban por todos y cada uno de ellos, y lo disfrutaban como un gran privilegio. Estas hermanas no buscaban reconocimiento o agradecimiento, simplemente querían servir.

Era un acontecimiento muy peculiar pues por lo general los jóvenes internados en estos centros tienen muchas heridas, peculiar en el sentido de que rostros endurecidos comenzaban a mostrar destellos de vida. Hasta comenzar a alabar al Señor. Ellas estaban desesperadas para qué sus palabras se anidarán en los corazones de estos jóvenes; tanto que el oír  a uno solo de ellos participar, remuneraría el viaje.

Con paciencia estas hermanas asistieron a ese lugar a ministrar, y poco a poco estos jóvenes encontraban en ellas la familia que necesitaban.

En una ocasión mi pequeña prima les llevó material devocional que preparó en la semana, lo empezó a repartir y llena de angustia le digo a su papá – Papi, no van a alcanzar, a lo que su papá le contestó – Ten fe

El Señor no permitió que una pequeña  sierva pasara angustia y proveyó con material a todos. 

La pequeña dijo – Como el milagro de multiplicación de peces papi.

A su nivel esta pequeña me dio una gran lección de Fe y servicio.

El haber acompañado a estas hermanitas en su labor ha puesto el nivel del servicio al Señor  muy alto.

Ellas me enseñaron que el servicio a mi Señor no debe de ser para lucirme; si no para bendecir, no debe se ser para obtener; si no para dar y sobre todo que debemos de  mantener un corazón humilde. Y como la pequeña, que todo servicio que haga a mi Señor;  lo haga con amor.
 
Ha sido difícil mantener estos estándares, pero lo he intentado para realmente compartir a el que me ha salvado.
Yo te invito hermano, a que sirvas a tu Rey con el mismo amor que Él te ha mostrado.

No por reconocimiento, más por el solo privilegio de ser llamado “Cristiano”.

Richy Esparza  http://devocionalesderichy.com/ y http://cristodavida.com/

 


Tuve el sueño de alumbrar

Hace algunos años tuve un sueño en el cual yo iba atravesando un puente en la obscuridad y me sentía desconcertado. Más sin embargo me dí cuenta que en mi mano llevaba una lámpara y la encendí. En eso una persona que estaba perdida se acerco a mí, le tome de la mano y le dije que yo tampoco sabía a donde iba pero que en mi mano tenía una lámpara que alumbraría nuestro caminar.

Pasaron los años y el sueño quedó ahí. Hasta que hace un año y medio Dios me lo recordó. El Señor me dio una palabra “Pondré mi gracia sobre ti para hablarle a mi pueblo”

A los pocos días algo en mí se activó. Tenía una hambre insaciable por leer la palabra y proclamar a todos que Jesús es el único Salvador. Comencé a notar que había algo nuevo en mí, ya no solamente hacia las cosas para Dios de todo corazón, sino también con su gracia. Dios había pesado mi corazón y encontró a alguien que solo anhelaba servirle.

Comencé a hacer Presentaciones Cristianas con mi testimonio y las enviaba a mis contactos. Cada vez que escribía acerca de mi testimonio, demasiada gloria descendía sobre mí y me desgastaba. Pero el saber que tal vez mi testimonio sería una lámpara para alguien que estuviera perdido en las tinieblas, me mantenía haciéndolo.

Pero había algo más, yo sabía que más gente necesitaba escuchar lo que Dios ha hecho en mi vida. Y está llama cada vez ardía más. Me causaba mucha frustración que mis mensajes no fueran vistos por más personas. Trabajé, trabajé y trabajé más, sembré con lagrimas la semilla que Dios me había dado y la regué día a día con fe; y Dios lo hizo…..me permitió llegar a más personas. Poniendo en mi camino a uno de sus grandes siervos: Enrique Monterrozas, mi amigo y maestro. Al incorporarme al ministerio de Devocional Diario.com finalmente encontré reposo, pues la semilla que Dios me había dado, finalmente dio fruto, llegando a mucho más personas.     

Pero Dios tenía aún más, el Señor me ha permitido afianzar el  ministerio de @lumbramicaminarhoy , que desde el principio fue su sueño. Actualmente compuesto por devocionalesderichy.com, cristodavida.com , brothernations.com y juventudencristo.com. En poco menos de un año el Señor ha puesto este ministerio en funcionamiento para alumbrar el camino de aquellos que buscan la luz del Señor.

@lumbramicaminarhoy tiene hoy paralelamente su ministerio de devocionales en inglés, (brothernations.com) cuyos Devocionales también son publicados en foros de habla inglesa, alumbrando a nuestros hermanos. Además nuestros Avatares y Displays Cristianos son reconocidos por ese toque ingenioso del Maestro y son suministrados gratuitamente en nuestros sitios y muchos otros sitios cristianos.

Este es el sueño que un día tuve de alumbrar, y hoy es una realidad.

Querido hermano, mi incitación el día de hoy es a trabajar por ese sueño que Dios te ha dado. Si el Señor te ha dado un sueño que tiene vida propia y día a día arde en ti, no te desanimes si aún no vez el fruto. Del tamaño de las dificultades, del tamaño de la espera y del tamaño de tu esfuerzo en la obra, de ese mismo tamaño será la gloria de ese sueño hecho realidad.

No es tiempo de rendirte hermano, está es la respuesta de Dios a tu pregunta de seguir o no en la búsqueda de ese sueño. El Señor tu Dios hoy dice:

“Conocerás que yo soy Jehová y este es mi sueño”

Richy Esparza

http://devocionalesderichy.com/http://cristodavida.com/