Devocionales Cristianos Reflexiones Cristianas Presentaciones Cristianas Avatares y Displays Cristianos

Las palabras corrompidas apestan

“Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.”  Efesios 4:29

Entendamos que son las palabras corrompidas, el diccionario define la palabra “corrompido” cómo.- pudrirse, estropearse, descomponerse, desintegrarse, malograrse, apestar. En pocas palabras es todo lo que apesta y ya no funciona.

Así pues para el propósito de definir las palabras corrompidas entendámoslo cómo toda aquella palabra generada por lo que apesta en un corazón.

Es cuando la boca impulsada por ira, envidia, celos obsesivos, rebeldía, inseguridades y demás arrimadijos que apestan en un corazón; daña a su hermano declarando maldición a sus vidas.

La ira es el principal generador de palabras corrompidas, una persona iracunda tiene más poder en su lengua qué un puñal; una herida física fácil sana, pero las heridas en el alma perduran. Todo hermano que tiene problemas con su ira debe de buscar ayuda en su congregación para que con la mano del Señor, le sea extraído ese veneno del cual no es culpable; más sin embargo hoy en el Señor debe de ser responsable. La ira corroe el alma si no es extraída de tajo.  SI tú eres alguien que aun después de haber recibido al Señor, constantemente pide perdón por la daga que lleva en su lengua; el Señor tu Dios ofrece liberarte pero necesita que abras tu corazón con alguien. Busca ayuda, sé honesto y sé libre de nuevo.

La envidia es uno de los principales divisores en las congregaciones, la envidia es el motor incansable de palabras corrompidas. Manifestándose con habladurías, chismes, difamaciones y todo aquello que quiera demeritar la gloria de Dios depositada en el hermano. La envidia es incisiva y constante, incisivamente los seudo-hermanos infectados causan rupturas en el tejido del cuerpo de Cristo. Son como pirañas, tratan de devorar la gloria de Dios depositada en los hermanos con constantes mordidas al cuerpo, su principal objetivo es causar heridas profundas en los miembros para desprenderlos de sus congregaciones. Sí tú eres uno de estos rapaces adiestrado en el uso de palabras corrompidas, ¡Arrepiéntete y clama por misericordia! .Si tú mi hermano has sido envestido con éste tipo ataques, no te desanimes; qué tan cierto como que Dios vive, Él te hará justicia y en el mejor de los momentos serás exaltado.

Los celos obsesivos al igual que la ira son conductas viscerales, la persona poseída por una razón aparentemente valida para su celotipia; dispara palabras corrompidas a su ser “querido”. Las palabras corrompidas respaldadas por los celos obsesivos, acaban con toda relación. Es una enfermedad que se transmite al ser querido y acaba con el brillo de sus ojos; haciéndole creer que toda fabula inventada en la mente de la persona enferma; es verdad. Si tienes poco tiempo de convertido y aún muestras indicios de celotipia de tu antigua vida; NO COMIENZES UNA RELACION SENTIMENTAL, púes esa enfermedad que aun tienes; dalo por seguro que muchas vidas va a lastimar. Te invito a que busques ayuda en tu congregación, y que con la mano de tu Dios seas totalmente restaurado; y puedas compartir de tu vida con un ser amado, en lugar de robarle la vida. Sí por el contrario eres una persona que es abusada psicológicamente por palabras corrompidas de tu pareja, busca dirección para los dos sí realmente le amas. Y sí ya existen rupturas grandes en tu corazón y aún no están casados; ¡Déjalo, que el Señor tu Dios restaurará tu corazón y te pondrá en manos de quien realmente pueda amarte ¡      

Las palabras corrompidas por inseguridades te hacen verte ridículo, ¿te ha tocado ver en tu congregación a ese hermano que constantemente está haciéndole saber a todos, los aparentes defectos físicos de sus hermanos?

Ese que se cree Adán en el jardín del edén, qué en lugar de ponerle nombre a todos los animalitos, le pone nombre a todos los hermanos por sus apariencias físicas. Ese hermanito no lo hace para Mostar su superioridad o para qué admiren lo bien que lo hizo Dios a él, si no para tratar de esconder todas sus inseguridades. Si te lo vuelves a topar poniéndole nombres a los hermanos en la iglesia, dile de parte de Dios “Que ya se acepte, y que no se le olvide que Jesús le ama” y sobre todo qué no se está metiendo con el hermano, si no con el escultor de esa obra maestra.

Así pues queridos hermanos, evitemos toda palabra corrompida que cause daño al cuerpo de Cristo, por el contrario que nuestras palabras sean de edificación, amor y aliento para nuestros hermanos; a fin de repartir de Su gracia a los oyentes.

P.D. No me metí a definir las palabras corrompidas impulsadas por la rebeldía; pues ya sabemos que al Señor no le agradan los rebeldes, y no seremos nosotros si no Él; quién les dará trato personalizado.  

 

Dios los bendice hoy…………………………..

 Richy Esparza

 http://devocionalesderichy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s