Devocionales Cristianos Reflexiones Cristianas Presentaciones Cristianas Avatares y Displays Cristianos

Creer de todo corazón

“Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación” Romanos 10:10

En una ocasión me encontraba en un hotel en un poblado cerca de la ciudad de Chihuahua, México. Acababa de recibir al Señor, más sin embargo mi mente aún era un campo de batalla y en mi corazón aún habitaba el temor. Yo pensaba que el hecho de haber aceptado al Señor en mi corazón resolvería mi situación, pero no fue así. Esa noche Dios habló a mi vida y me dijo que Él me podría sanar y desatar vida sobre mí, pero le tendría que creer de todo corazón.

Yo quería creer de todo corazón, en verdad estaba hastiado de una vida a medio vivir y de seguir teniendo temor, pero, el habitar tanto tiempo en las tinieblas te hace guardarle cierta lealtad al temor y la culpa; y te impiden creer de todo corazón que puedes vivir sin temor o recibir restauración de Dios. Y eso es orgullo, y en un corazón que hay orgullo, no puede haber restauración. Esa noche confesé una y otra vez con mi boca  que creía de todo corazón, clamé a Dios decidido pero mi restauración no llegó. Pues para Dios, creer de todo corazón no es confesar, sino actuar.

El Señor es bueno, y tiempo después mi restauración llegó, pero solo hasta que pude creer de todo corazón.  

¿Y, qué es creer de todo corazón? Creer de todo corazón es entregar nuestra vida y voluntad a Dios. Creer de todo corazón es reconocer que no somos casos únicos, dejar de pensar que para Dios sería difícil restaurar nuestras vidas. Creer de todo corazón es reconocer qué sin importar tu iniquidad o pecados que hayas cometido, has sido lavado por la sangre del cordero. Creer de todo corazón es enfrentar tus temores, y finalmente degollarlos. Creer de todo corazón es sacar coraje de la nada y demostrarle a Dios que en verdad deseas verdadera libertad. Creer de todo corazón, es finalmente poder decirle a Dios:

“Aquí estoy, has conmigo lo que quieras, estoy cansado de huir. No me importa el resultado, pues he salido del infierno; y pase lo que pase, te tendré por siempre a ti”        

Estás creyendo de todo corazón hermano, o aún le sigues guardando lealtad a esa voz que te dice que no puedes, a esa voz que solo ha traído muerte a tu vida. ¿Sabes por qué esa voz sigue ahí? Porqué tú la has mantenido con vida.

Cada vez que le obedeces, la alimentas. Cada vez que agachas la cabeza y no actúas en lo que te dice Dios, ella toma fuerza. Cada vez que volteas a ver tu pecado del pasado, refuerzas la creencia de que no mereces restauración.

Si este es tu caso, yo te invito a que a partir de hoy, creas de todo corazón y cortes su cabeza. Pide a Dios la fortaleza necesaria para creer, pide que renueve tu valor y te permita sacar coraje de tu debilidad, Y créeme, Él lo hará.

¡Cree de todo corazón hermano y recibe la anhelada restauración!,

 

 ¿O que acaso no estás cansado de temer?

 

 

Dios te bendice hoy ….

 

Richy Esparza

 

http://devocionalesderichy.com/

Una respuesta

  1. Lindo…

    17 febrero 2010 en 10:39 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s