Devocionales Cristianos Reflexiones Cristianas Presentaciones Cristianas Avatares y Displays Cristianos

Él es el único digno de tu confianza

Así como las personas se van ganando nuestra confianza a medida que las conocemos, de la misma manera conocemos a Dios y aprendemos a confiar en Él. Te invito a que busques en tu catalogo de conocidos, primeramente en tu trabajo qué en apariencia todos y cada uno de ellos son dignos de confianza a la hora de hacer planeaciones y le dicen al Gerente con tanta convicción y seguridad  sus proyectos que casi los puedes tocar, que si por el excelente hablar de sus promesas fuera; en ese momento le darían una promoción. Llega la hora de entregar resultados y te confiaste en que todos iban a desempeñarse de acuerdo a lo prometido, y ¡oh sorpresa! “del dicho al hecho hay mucho trecho” de esta manera comienzas a descartar a aquellas personas en las que no puedes confiar a pesar de su bonito hablar.

Veamos en la lista familiar, ¿Recuerdas aquel familiar, qué prometió que siempre estaría ahí para ti para ser tu protección y qué jamás se alejaría de tu lado? pero por circunstancias de la vida esa persona te ha decepcionado, y te has dado cuenta qué con ella ya no puedes más tú contar.    

Echemos ahora un vistazo a la lista de tus amores, te acuerdas cómo aquella persona te decía que sin ti la vida no tenia sentido, que sin ti los cantares de Salomón carecían de inspiración, que sin ti a su lado no podría complementarse y que su corazón solo a ti podía amarle. Y que al final resultó que sus palabras no habían sido inspiradas sino que se había cenado unas enchiladas. Y por ello tal vez hoy te cueste trabajo volver a confiar.

Hemos sido mal acostumbrados por nuestra falibilidad humana a no confiar, y por ello en muchas ocasiones nos resulta difícil confiar en la palabra de Dios y Sus promesas, púes al leerla pensamos ¡Es demasiado bueno para ser cierto! Y yo te digo hermano que el Señor es el único con palabras dulces al oído del espíritu, que Él es el único que jamás se retractará de una promesa a menos que por nuestro libre albedrío se lo impidamos. Es por ello que en ocasiones cuando el Señor te quiere bendecir recuerdas a aquellas personas que te han fallado, y solo quieres desistir. Y algo dentro de ti dice, “sigue creyendo, qué yo sigo creyendo” eso es el espíritu de Dios tatuado en ti, que sabe que solo en Él puedes tú confiar.

Has un recuento de todo aquello que te ha hablado el Señor, te sorprenderá ver que la mayoría de ello hoy es tu realidad. Recuerdas cómo le rogabas que te quitara aquel habito, Él te escuchó y ya lo extirpó. Recuerdas cuando Él te prometió libertad y hoy puedes volar. Recuerdas como un día Él prometió que habría paz y hoy se ha vuelto una bonita costumbre. Recuerdas como le implorabas poder servirle y hoy eres grandemente utilizado. Recuerdas como desde que te salvó Él prometió que a donde fueras; Él te acompañaría y hasta hoy te ha sobrado compañía.

Ahora dime, ¿Si o no Él es el único digno de tu confianza?

 

Su amigo, Richy Esparza

Una respuesta

  1. Eso es así…amén…

    1 febrero 2010 en 5:21 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s