Devocionales Cristianos Reflexiones Cristianas Presentaciones Cristianas Avatares y Displays Cristianos

No le hagas cosquillas al tigre

En lo personal ocasionalmente tengo que asistir a reuniones o juntas de trabajo en donde hay cosas que antes me seducían y controlaban a su antojo. Y si te soy sincero, han perdido ese peso de atracción hacia mí, y puedo tranquilamente cumplir con el compromiso laboral disfrutando de una buena comida y un ameno dialogo conmigo mismo, ilustrando como sería bien aprovechado ese tiempo de no estar ahí. -Ya vámonos a leer o a escribir, – Aguanta poquito, ya casi se van los jefes-  

Y al tener estos diálogos internos, no puedo evitar incomodarme por lo grotesco que es la diversión para el mundo, las palabras que escucho pronunciar por personas del sexo femenino me confirman que indudablemente en sus vidas hay falta de delicadeza, y las palabras que escucho pronunciar por personas del sexo masculino me hacen valorar que ya he sido redimido y al espíritu santo he recibido. El Señor es bueno, y tarde que temprano me permite retirarme e irme a hacer lo que me conviene.

Esa libertad y fortaleza que me da hoy el espíritu santo de resistir a la tentación e incomodarme cuando estoy cerca de lo que no me conviene, no la obtuve de la noche a la mañana. Al principio de mi conversión mi consejero me dijo lo siguiente “Sí le haces cosquillas al tigre, te puede rasguñar, así que si no quieres volver a tu prisión, ciérrale la jaula al tigre”  Y así le hice, le comencé a cerrar la jaula al tigre.

Mis antiguos camaradas de borracheras me llamaban para invitarme cada semana a la fiesta del año, a la mejor noche de rumba, a conocer a las chicas más cariñosas, a probar la nueva cerveza de litro, a probar la nueva droga, y todo ello hacia temblar a mi alma; más sin embargo decidía cerrarle la jaula al tigre y honrar al que me había salvado. Por mi seguridad y la de mi salvación opté por no contestar más las llamadas de los que querían compartir conmigo su esclavitud. 

Poco a poco el espíritu de Dios comenzó a crecer en mí y  conforme me alejaba del tigre; aumentaba mi vida.

Hoy en día mis verdaderos amigos me invitan a la mejor fiesta de la semana (Los domingos en el templo), a la mejor noche de rumba (El espíritu santo ministrando en el grupo de jóvenes), a conocer a las chicas temerosas (Cariñosas solo con su Señor) , a beber de ríos de agua vida (Indudablemente más que un litro) y día a día probar de la droga más adictiva (Jesucristo, qué nunca habrá suficiente dosis) y todo ésto no solo a mi alma sino a mi espíritu hacen vibrar.

Sí tienes poco de convertido, aléjate de todo lo que te vuelva cautivo. Si tienes poco de convertido no le hagas cosquillas al tigre, que te puede rasguñar, Y TAL VEZ NO VUELVAS A CONTARLO.

Si tienes poco en el camino de Cristiano, júntate con el hermano; qué es lo que conviene.  

Si tienes poco en libertad, ¿Por qué arriesgarte a volver a tu cautividad?

Yo te invito a realmente valorar tu libertad, ya sea que eres recién convertido o con años ya de hermano; a que le cierres la jaula al tigre que te solía arañar. ¿O qué acaso no te ha rasguñado lo suficiente?

 

Júbilo hay por fin              
En la tierra. El Rey      
Salvador ha llegado.    
Unirá al mundo y        
Será glorificado.          

Recordad no más las cosas pasadas,
Israel, he aquí Yo hago cosa nueva  
Con este pueblo que he creado para Mí.
Haré que se reunan a uno todos los que
Yo hize y formé para mi gloria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s