Devocionales Cristianos Reflexiones Cristianas Presentaciones Cristianas Avatares y Displays Cristianos

Mi testimonio, aunque me duela.

Alumbró mi  caminar

Alumbró mi caminar

Saben hermanos, es muy fácil creer en las cosas celestiales cuando el Señor desata bendición sobre tu vida y confirma que no has creído en vano. Más sin embargo no es fácil creer en los tiempos malos.
No se si conozcas mi testimonio, pero te voy platicar poquito de el aunque me duela. Hace 4 años me gradué de la carrera y yo tenía planeada mi vida.
Iba a esforzarme en ser un exitoso profesionista, me iba a casar con una mujer que representaba una cadena generacional y estaba resignado a vivir el resto de mi vida bajo el yugo del rey alcohol; esperando que en mi descendencia naciera algún valiente que rompiera con todas las cadenas.

Pero algo dentro de mí que no conocía, me hizo saber que yo era quien debía de ser quién rompería con toda cadena generacional y no mi descendencia. Unos pocos días después de mi graduación leí la biblia después de 10 años de no hacerlo, y pude ver como el Creador me llamó a enderezar mi vida. En ese momento tuve paz, púes el Creador no se había olvidado de mí.

Algo dentro de mí dijo – Te creo, y estoy dispuesto (Si en ese momento hubiera sabido todo el dolor que vendría a mi vida, tal vez no hubiera aceptado pelear por mi libertad)

A los pocos días tuve un sueño tan vivido, que fue real para mí. En mi sueño, el enemigo me perseguía y cambiaba de forma, asentándose en todas las personas. Era maldad pura y me quería matar. Ese día cayó juicio sobre mi vida, junto con todas las consecuencias de las cadenas generacionales. Ese día Dios me entregó en manos del enemigo.

A partir de ese día yo ya no era dueño de mi mente ni de mis emociones; y cada día vivía aterrorizado del enemigo. Las cosas empeoraron y tuve una gran crisis nerviosa, el pan de cada día durante casi un año era la ansiedad y temor a que llegara la noche. Por las noches todas y cada una de las formas de miedo me asediaban, esas noches eran eternas en vigilia, orando a que Dios trajera el sol. Cuando conciliaba un poco de sueño, el enemigo me visitaba y me decía que contra el nunca iba a vencer.

Habité en el infierno mucho tiempo, rogando a Aquél que me había llamado que me quitara la vida o que detuviera mi sufrimiento.               

Hasta que Aquél que me había llamado me redimió. Me llamó de nuevo, por medio de un sueño. Él me mostraba como yo cruzaba un puente, el puente estaba obscuro, y me sentía desconcertado. Más sin embargo Dios ponía una lámpara en mi mano que iba a alumbrar mi camino, hoy sé que es Su espíritu. En el Sueño, había otras personas que también estaban perdidas, yo tomaba su mano y les decía; yo tampoco se a donde voy pero tengo ésta lámpara que alumbrará nuestro caminar.  

Fui a mi retiro espiritual donde con gran coraje por ser salvo combatí contra mi enemigo y finalmente pude ver salir el sol. Ahí conocí a Aquél que me llamó, y tuve gozo por primera vez después de haber estado exiliado en las tinieblas.

Hubo un momento de tregua, y de nuevo mi Señor me llamó a batalla, dijo que ahora que mi enemigo había sido vencido; tendría que degollar a mis gigantes. Aun me sentía indefenso contra los gigantes, por lo cual el revelo a mí espíritu Su promesa Isaías 43; Y cada vez que dudaba o tenía miedo, avancé con mi promesa como estandarte.

Hoy te puedo hablar con mi verdad hermano y decirte que esa promesa desde el principio fue una realidad para mi espíritu y me hizo pasar por la etapa más gris de mi vida; que hoy vale oro.

Yo te invito hermano a caminar por Fe, aunque en ocasiones nada puedas ver, aunque en ocasiones sientas que estás paralizado; ¡Avanza, que tu Señor entregará la batalla!

Hoy puedo ver como mi Señor empieza a desatar bendición sobre mi vida, y no me sorprende, porque todo lo que Él me ha dicho lo ha hecho. Ya he creído en Él en la etapa más dura de mi vida, ¿Por qué no creerle y avanzar en sus promesas, hoy que vivo Su milagro?

Te lo vuelvo a decir hermano, créele a Aquel que te ha llamado. Qué ya lo más difícil es pasado. Y te invito a compartir ese testimonio que tanto te ha costado. Aunque te duela, porque aunque duela; te libera.

Dios los bendice hoy………….. 

Jesús,el hijo de Dios,              
Emmanuel, será quien          
Salve al oprimido.    
Un día redimirá con       
Sangre a Su pueblo.    
 
Recordad no más las cosas pasadas. Oh      
Israel, he aquí Yo hago cosa nueva, abriré     
Caminos en el desierto para este pueblo que
He creado para mí, mi escogido.Lo qué hago
Yo ¿Quién lo estorbará?,Yo anuncié y Salvé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s