Devocionales Cristianos Reflexiones Cristianas Presentaciones Cristianas Avatares y Displays Cristianos

Más reciente

Ese vacío tiene el tamaño de Dios.

“Todo fue creado por medio de él y para él” Colosenses 1:16 

Todos fuimos creador por Él y para Él. Y al ser creados se trazó en nosotros el camino a la plenitud. En todos los seres humanos se depositó la esencia de Dios que es el espíritu. Para que por medio del espíritu nos comunicáramos con el Creador.  El ser humano fue creado para trascender, es por ello que en algún momento de nuestras vidas a pesar de tener reconocimientos, opulencia económica, poder; o una relación estable de pareja, no encontramos llenura. Nada en este mundo llenará el espacio que le pertenece a Dios. Sin importar lo mucho que consigamos, ese vacío tiene el tamaño de Dios.

La mayoría de los seres humanos buscan y buscan rumbo para sus vidas, pero en lugares equivocados. En la búsqueda de suplir esa necesidad de trascender y encontrar propósito, el ser humano se puede perder. Obteniendo una cura temporal a su vida vacía en: horóscopos, idolatría, brujería, religiones leudadas, “5 pasos rápidos para ser feliz” etc. Pero, nada de esto llenará el espacio que le pertenece a Dios.   

“¿Quién soy?” y “¿A dónde voy?” son las preguntas que todo ser humano busca responderse. Algunos escogen creer que vienen del mono y van al polvo, muchos otros hemos escogido venir de Dios y a Él vamos.

En la nueva vida que me ha dado Cristo, he visto muchos nacimientos. He visto cómo tantas personas son redimidas de su pasado y finalmente encontraron propósito. La salvación es el comienzo a la trascendencia y el más grande regalo que el ser humano puede recibir.  “El milagro más grande es la salvación” -eso dice mi amada Arlene. Y estoy totalmente de acuerdo con ello. El Señor Jesús ofrece un nuevo comienzo a todo el que crea en su nombre y Él es el único camino a la felicidad.

En Él se encuentra la respuesta a “¿Quién soy?” y “¿A dónde voy?”. Y solamente Él sana las heridas sufridas en la búsqueda del falso propósito.

El hecho de que estés leyendo estas líneas no es una coincidencia. Sino la respuesta a tus plegarias en silencio por encontrar tu rumbo. Estás cansado de buscar tu propósito en lo que  es perecedero y finamente has estado dispuesto a buscar lo que transciende. La anhelada llenura que has estado buscando, solamente la podrás encontrar en un lugar: “La cruz del calvario” 

Has vivido en ignorancia toda tu vida. Te han hecho creer que no existe algo más allá y que al final de tu vida serás abono para la tierra. O tal vez te han hecho creer que el acceso a Dios está restringido solamente para altos clérigos de la religión conocida. Quizás tu alma está atada a la muerte por buscar tu propósito en lugares equivocados. Cualquiera que sea el caso, no importa….pues hoy Jesús quiere salvarte, liberarte y darle propósito de vida. 

Si estás dispuesto a comenzar una nueva vida con trascendencia eterna y encontrar la cura a tu vida vacía, has está oración:

“Dios mío y único Creador.  Hoy tengo entendimiento  acerca de mi identidad. Hoy comprendo que en mi búsqueda por saber quién soy y encontrar la felicidad  he malgastado mi vida. Reconozco que he quebrantado tus leyes, que he vivido en desorden y que mis pecados me han separado de ti. Estoy sinceramente arrepentido y ahora quiero apartarme de mi pasado pecaminoso y dirigirme hacia ti. Por favor, perdóname y ayúdame a no pecar de nuevo. Creo que tu hijo Jesucristo murió por mis pecados, resucitó de la muerte, está vivo y escucha mi oración. Invito a Jesús a que se convierta en el Señor de mi vida, a que gobierne y reine en mi corazón de este día en adelante. Quiero realizar el propósito por el cual he sido creado y encontrarme contigo en la eternidad. Por favor, envía tu Espíritu Santo para que me ayude a obedecerte y finalmente te pido que  en el nombre de Jesús me salves, amén.”

Sí has decidido tener un nuevo comienzo, te felicito por la mejor decisión que has hecho en tu vida. Te invito a que leas estos versículos acerca de lo que acabas de hacer. También te digo que es imperativo que busques una congregación Cristiana donde reconozcan el principio de la salvación por arrepentimiento de obras muertas (Dónde la doctrina enseñe el desprendimiento del pecado y dejar atrás las obras de la carne) y reconozcan la existencia del espíritu santo y sus manifestaciones. Si tienes alguna duda, envíanos un correo a alumbramicaminarhoy@gmail.com y te podemos encaminar.

Dios te bendice hoy; porque hay fiesta en el cielo por ti, y porque finalmente tienes un propósito de trascendencia eterna y eres libre.  

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” Juan 14: 6-7

“Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros” Romanos 5:8

“Porque todo el que invoque el nombre del Señor será salvo” Romanos 10:13

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”  1 Juan 1:9

Richy Esparza

http://devocionalesderichy.com/http://cristodavida.com/

En el Espíritu de Dios hay vida.

En el Espíritu de Dios hay vida. En él no hay preocupaciones; problemas tal vez existirán pero en él no son manifiestos. El Espíritu de Dios es el vivificador, y en su presencia está el gozo. En el Espíritu de Dios se despierta a la vida, y se sacia la sed del sediento.

En el Espíritu de Dios hay poder de sobra para realizar la obra. Fuera de él, toda obra se convertirá en un pesar. En el Espíritu de Dios no hay heridas, tal vez seas atacado pero no guardas rencor. En el Espíritu de Dios no existen cargas, sino nuevos retos que conquistar. En el Espíritu de Dios no hay temor, sino valor que te inunda. 

En el Espíritu de Dios se renueva tu entendimiento, para finalmente desprenderte del pasado. En el Espíritu de Dios se encuentra reposo y vida en abundancia, pero esto solo se consigue entregando aquello que tanto amó tu alma y la tuvo atada.

En el Espíritu de Dios no hay pesadez por las mañanas, sino una nueva oportunidad para ser mejor. En el Espíritu de Dios no tiene cabida la apatía, más solamente amor a la vida. 

En el Espíritu de Dios no hay desanimo al escuchar noticias, sino fuego que arde por compartir la mejor noticia.

En el Espíritu de Dios no hay vacío y se encuentra propósito, fuera de él somos simplemente seres esperando su partida al Seol. En el Espíritu de Dios no hay sueño imposible, fuera de él tendremos una vida mediocre.

El Espíritu de Dios sana toda herida en el alma, sin importar qué es aquello que hemos padecido él nos restaurará. En el Espíritu de Dios hay vida, y vida en abundancia, solo hay que buscarle cómo busca agua el sediento.

El Señor tu Dios hoy dice: -Clama a mí como el sediento clama por agua, y te inundaré con mi Espíritu.

Juan 7:37 (NVI)   —¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba!

Richy Esparza

http://devocionalesderichy.com/http://cristodavida.com/

Y tuve que aprender a creer

Así también la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta. Santiago  2:17 NVI

Soy un ferviente creyente de que Dios hace llover en la tierra que está siendo trabajada, y trabajar la tierra en fe no es fácil….no por nada es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve. Sí bien es cierto que Dios es fiel a lo que prometió, también es cierto que depende de nuestra convicción el recibir favor del cielo. 

El desanimo y pesadez muy comúnmente hacen que desistamos y abandonemos el camino de la fe, creyendo que el Señor no deseaba esa bendición para nosotros y nos rendimos antes de tiempo.

La fe es algo que se cultiva, y la mayor parte de las veces no tendrá nada de lógica; lo importante es hacer la parte que me toca, aun cuando dude que sea posible, pues recuerda que creer no es pensar sino avanzar.

Cuando abandoné el alcohol una gran crisis nerviosa vino sobre mi vida, y el pan de cada día era el aturdimiento y ansiedad, además la paranoia no me permitió dormir por muchos meses, fue una época de gran opresión para mi alma que no le deseo a nadie. Aun después de aceptar al Señor esto no se iba de mi vida…..y tuve que aprender a creer.

Se me dijo que todas las mañanas y todas las noches leyera Salmos 91, y esto se llevaría la ansiedad y me permitiría encontrar descanso en las noches. Hice esto durante unos cuantos días y no recibía resultados… pero sabía que esto era lo único que me podría devolver el sano juicio después de ya haber  tratado de todo; así que me aferré a la fe y seguí haciéndolo. Hasta que poco a poco el Señor le dio descanso a mi mente, me sumergía ocasionalmente en su paz, y después de un año restableció por completo mi sueño.

Ahí comprendí que el camino de la fe no es fácil, es solo para los que realmente desean ser bendecidos, liberados y sanados. 

¿Qué tanto deseas ese favor hermano/a? ¿Qué tanto estás demostrando tu fe?

Haz la parte que te toca aquí en la tierra, y ten por  seguro que el cielo hará la suya; solo hay que creer. Sé que ya tienes la receta a eso que anhelas, solo  apégate lo más que puedas a ella, aunque no lo sientas, aunque no pienses que valla a funcionar, aunque estés cansado;

 púes el Señor tu Dios hoy dice que pronto te enviará la lluvia.

Richy Esparza: http://cristodavida.com/ y http://devocionalesderichy.com./

Lo que siembras, eso mismo cosecharás

Hay una práctica que me gusta aplicar, se llama empatía. Y el aplicarla me permite acercarme más al carácter del Señor. Me gusta ponerme en los zapatos de mis hermanos y el hacerlo hace que crezca el amor de Cristo en mí. Admito que en ocasiones el tener esta empatía, afecta mi relación con mi yo, y en otras muchas ocasiones afecta también mi comodidad. Pero, he comprendido que lo que siembras, eso mismo cosecharás. Y si yo tuviese empatía con mis hermanos, de una u otra manera el Señor lo sumará a mi cuenta.   

Me gusta extender la mano al necesitado, porque a mí me extendieron la mano y sé lo duro que es encontrar alguien con el amor de Cristo dispuesto a ayudarte. Me gusta desprenderme de lo mío con tal de dar una sonrisa o aliento a un hermano, al fin y al cabo sé que  mi Padre me sustenta. Me intereso por aquellos hermanos que el Señor pone en mi camino, tal vez no sea su Líder o Pastor, pero a mi Dios le agrada que les cuide. Me gusta dar la milla extra, pues sé que hay un Dios justo en el cielo que hará que llegué pronto a mi destino. Me gusta estar atento a las tareas que me asigna mi Jefe, púes deseo que mis subordinados se agraden en servirme.

Acostumbro escuchar toda palabra que me habla mi Señor, pues sé que si ha caído en tierra fértil, a su tiempo le cosecharé. Acostumbro agradecerle a mi Dios por toda dadiva, por pequeña que me parezca, aunque en ocasiones pareciera que no hay nada que agradecer, púes sé que como Padre; Él quiere un hijo agradecido.  

En muchas ocasiones he acatado órdenes que no son de mi agrado, pero sé que a mi Dios le agrada que respete su autoridad y Él hará que respeten en su momento  la mía. En muchas ocasiones no estoy de acuerdo con los designios de mis padres, más sin embargo debo sujetarme, no sea qué en mi descendencia exista rebeldía. En muchas ocasiones he sometido esa carne que tanto adoraba, pero Él ha sido justo y hoy puedo fluir en el espíritu.

Es muy simple, siembra amor, cosecharás amor. Siembra indiferencia, segarás indiferencia. No pretendas cosechar bendición, cuando solo maldición ha salido de tu boca. No pretendas segar rojos tomates, donde has regado solo espinos.

Yo te invito hermano a seguir trabajando esa tierra con amor, a que día a día  la riegues con empatía y a su tiempo lo que te ha costado sudor y lagrimas; con gozo segarás. “Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas.” Salmos 126:5-6

¿Ahora dime, haz estado sembrando fruto digno o solo regado tus viejos espinos?

 Richy Esparza  http://devocionalesderichy.com/

Nada menos que lo mejor

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” Juan 3:16

Dios solamente desea lo mejor para nuestras vidas. Él ha designado solamente veredas que a lo largo de nuestras vidas, nos beneficiarán. En ocasiones pareciera que Él está airado con nosotros por las situaciones que vivimos, pero no es así. Detrás de cada situación está la mano del Creador. Y aunque parezca que estamos recibiendo maldición, sin lugar a duda detrás de eso viene bendición. Pues, “La suma de tu palabra es verdad” Salmos 119:160

Aquella enfermedad de muerte, fue solamente un medio para llevarnos a los pies de nuestro Dios. Aquel trabajo que por mucho tiempo nos causó tanto disgusto, fue la herramienta que el Señor usó para hacernos excelentes. Aquella muerte de un ser querido, fue lo que Dios utilizó para salvar a toda su casa y reunirlos algún día en el cielo. Aquel miedo que carcomía nuestra alma, solo sirvió para medir que tan valientes somos. Aquella adicción que tantos años te aprisionó, es lo que hoy te hace valorar cada día.

No rechaces la bendición de nuestro Señor solo porque no viene envuelta cómo tú la esperabas. Cada bendición  tiene dos caras, la siembra y la cosecha. Y no se puede tener la segunda sin la primera. En algunas ocasiones las bendiciones más grandes que tiene nuestro Dios para nuestras vidas, nos aterrorizarán. Nos harán dudar y temblar. Pero, solo enfrentándoles, tendremos esa bendición. Una vez que enfrentes eso que te atemoriza, le veras en su justo tamaño. Y dirás, ¿por qué no le enfrenté antes?

Cada vez que rechazas una bendición de Dios porque no te sientes preparado, le estás diciendo a Él mentiroso. Pues no se trata de ti, sino de Él. Además, recuerda esto: Él ya estuvo en tu futuro, y si lo ha dicho, Él lo hará.

¿Por qué conformarte con lo bueno?, cuando puedes tener lo mejor. Por qué conformarte con una vida a medio vivir, cuando puedes explotar tus dones al máximo.

El Señor no te puede obligar a ir en busca de lo mejor. Pero es lo menos que podemos hacer, siendo que Él ya nos ha dado lo mejor.

 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” Juan 3:16

Dios estuvo dispuesto a entregar a su más preciado tesoro para darnos salvación. Qué puede ser aquello que tengas que enfrentar más difícil que morir en una cruz y ser encarnecido. Jesús lo hizo, por ti y por mí para darnos nada menos que lo mejor: Vida Eterna.

Ahora dime, ¿Quieres recibir nada menos que lo mejor?

 

“Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”  Mateo 16:24

 

Richy Esparza

http://devocionalesderichy.com/http://cristodavida.com/

 

 

 

Enchúfate a Dios

El camino de la Fe no es fácil. Pero es llevadero por medio del Espíritu. Así como un barco que se encuentra perdido en la tormenta no puede ver más allá, nosotros por los pesares y problemas cotidianos se nos olvida que nuestra nave es timoneada por el Espíritu. Al igual que una nave enciende su radar y encuentra de nuevo dirección, nosotros encontraremos dirección para nuestras vidas cuando encendamos el Espíritu Santo en nosotros.

Hay ocasiones en nuestro andar cómo Cristianos que pareciera que somos una embarcación perdida en alta mar. Por mas que volteamos al cielo no podemos encontrar dirección en el sol, por mas que en las noches busquemos un faro que alumbre el camino a tierra firme no le encontramos; y por más que tiremos el ancla día a día para no ser arrastrados por las olas de la vida, la corriente nos sigue arrastrando a lo que creemos es un camino incierto.  Es ahí dónde debemos encender nuestro radar, mejor conocido cómo el Ayudador.

Mejor que un radar, o que cualquier GPS, así es el Ayudador. Cuya misión es ser lámpara que alumbra en las tinieblas para llevarnos finalmente a los brazos de nuestro Salvador al final de nuestra jornada en este mundo. En el Ayudador están inscritas con dedo de Dios las coordenadas que debemos tomar en nuestras vidas, solo hay que encenderlo.

Si lo permitimos, nuestro radar se puede atrofiar. Nuestro radar se puede atrofiar por desobediencia, por pecados, por estar viviendo en el pasado, por temor a avanzar en la voluntad de Dios o por todo lo que contriste al Espíritu Santo.

“Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.” Efesios 4:30

Por lo qué toda decisión  que se tome fuera del Espíritu Santo, hará que pasemos algo similar a lo que le pasó al Titanic…un gran colapso. Esa relación que el Espíritu Santo dijo que no mantuviéramos, se convertirá en un matrimonio tormentoso. Aquel proyecto o empleo que en apariencia daba muchos beneficios, será un capitulo gris para tu economía.  Aquella nueva congregación en la que a tu perspectiva crecerías de gran manera, hará que andes varios años echando demonios en tu nombre, y el Señor te dirá “Apártate de mí hacedor de maldad” pues no estarás en su perfecta voluntad.

¿Cómo hacer para encender el radar del Espíritu Santo? Es simple ¡Back to basics! (Vuelve a los principios).

“Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne”  Gálatas 5:17

Aquí está una lista que te hará volver a los principios para encender de nuevo tu radar.

  • Extirpa toda muerte en tu vida.- Implica desprenderte de todo lo que ata tu alma a la muerte: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, y disensiones entre otras. Gálatas 5:19-20. Con ayuda del Señor seguramente serás libre, solo tienes que creer, esforzarte, y Él extirpará toda muerte que hay en tu vida.

  • Aplica el QHJ (¿Que haría Jesús?).- Cuando te encuentres en una situación en la que no sepas que hacer, hazte esta pregunta ¿Qué haría Jesús?. ¿Jesús vería pornografía? , ¿Jesús ayudaría a esta persona pidiéndome ayuda? , ¿Jesús haría trampa en el examen? , ¿Jesús crearía contiendas?, ¿Jesús se acobardaría?. Es fácil, si te quieres parecer a Él, tienes que andar cómo Él anduvo.

“El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo” 1 Juan 2:6

  • Enchúfate a Dios.- Cada mañana, agradécele a Dios por todo lo que tienes: a Él como Padre, a Jesús cómo Salvador, al Espíritu Santo cómo ayudador, vida, libertad, salud, familia, empleo, una mente restaurada, sueños, retos y un corazón que finalmente late. El hacer esto desinflará la nube de orgullo en la que has estado y glorificarás a Dios. Cada día al finalizarlo, has una evaluación de tus errores y aciertos. Platícalos con Dios y entrégaselos, y si pecaste pídele perdón. Valora su gracia y pídele que te conceda un día más para esforzarte en vivir mejor.

“Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad”  Lamentaciones 3:23

Si tú aplicas estos principios hermanos/a te garantizo que pronto te enchufarás a Dios, y encenderás tu radar. Y no andarás mas naufragando en la vida, sino que enchufado a Dios te llevará de gloria en gloria.

Richy Esparza

http://devocionalesderichy.com/http://cristodavida.com/

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.